La Terapia de Pareja es una forma de psicoterapia en que se trabaja específicamente con ambos miembros de una pareja para enfrentar sus dificultades, creando un espacio seguro donde puedan expresarse libremente los sentimientos, pensamientos y experiencias vivenciales, donde pueda fluir la comunicación e invite a la reflexión, tomando en cuenta la realidad del otro y como ésta se vive desde su propia experiencia. Las dificultades y fracasos conllevan un alto grado de sufrimiento para quienes los viven, por ello la terapia de pareja se ha ido constituyendo cada vez más en una forma válida de acompañar y ayudar a quienes enfrentan problemas en algún momento de su relación. Los motivos de consulta pueden ser muy variados: dificultades en la comunicación, infidelidad, enfermedad de uno de los miembros de la pareja, violencia, desconexión emocional, dificultades en el manejo del dinero, cambios en el ciclo vital, infertilidad, etc. Uno de los objetivos de la terapia es que la pareja pueda reconocer, verbalizar y enfrentar abierta y claramente las dificultades que mantienen, utilizando sus propios recursos y fortalezas. Es necesario que ambos estén de acuerdo y motivados en iniciar un proceso terapéutico, tomando cada uno la responsabilidad de comprometerse dentro de la terapia para lograr los objetivos que desean alcanzar. Cuando la pareja ha intentado encontrar soluciones sin obtener resultado alguno o los que se espera alcanzar, es muy importante y beneficioso para los miembros de la pareja pedir ayuda a un terapeuta especializado en el tema.