Se trata de un modelo de psicoterapia que busca ayudar a niños y adolescentes, a promover el desarrollo sano en las diversas áreas de su vida: emocional, social, familiar, salud y/o escolar. El proceso terapéutico se realiza a través de la utilización de diversas técnicas y métodos, en conjunto con el apoyo emocional brindado por el terapeuta, en donde se pueden explorar y compartir las emociones, sentimientos y pensamientos, que conlleva su malestar, para buscar la resolución de sus conflictos hacia una mejor funcionalidad en la vida cotidiana.

La técnica fundamental utilizada en la psicoterapia de niños y adolescentes, es la  terapia de juego, en la cual se perciben los siguientes beneficios: el desarrollo de las habilidades físicas, cognitivas y sociales, la experimentación e identificación de sus emociones, la exploración de situaciones pasadas, presentes y futuras, y la representación simbólica o directa de aspectos problemáticos de la vida en la etapa infanto-juvenil.

Así como en otros modelos de terapia, en la psicoterapia de niños y adolescentes, la relación entre el terapeuta y el paciente será fundamental; el niño o adolescente, naturalmente debe percibir un contexto que le brinde comodidad y seguridad, ya que éste beneficiará el desarrollo de la terapia.